El pasado 6 de abril tuvo lugar el pistoletazo de salida del periodo habilitado para presentar la famosa Declaración de la Renta y, como lleva siendo habitual en los últimos ejercicios, su arranque provocaba un auténtico aluvión de solicitudes que colapsaban la página web de la Agencia Tributaria.

A menos de 1 mes para que se termine el plazo de presentación del IRPF, más de 200.000 personas en España tendrán que enfrentarse a una nueva forma de hacer la Declaración, tan nueva como lo es su estado civil: divorciado/a.

Hoy nos gustaría aprovechar este espacio para explicarte algunos aspectos que debes tener en cuenta si es tu primera Declaración tras romper tu vínculo matrimonial. Recuerda que nuestro gabinete cuenta con una gran equipo de abogados matrimonialistas en Barcelona que puede asesorarte en la realización de este tipo de trámites.

Un divorcio no solo introduce cambios en la vida emocional de las personas sino también en la vida fiscal, afectando directamente a la forma en que los ex cónyuges tienen que presentar la Declaración del IRPF. Aspectos como la fecha de la sentencia judicial, la custodia de los hijos, la pensión alimenticia… serán determinantes en esta nueva Declaración.

Paso de la declaración conjunta a la individual

A efectos fiscales, uno de los primeros cambios que introduce haber sufrido un proceso de divorcio es que la Declaración de la Renta pasa de ser una Declaración Conjunta a ser una Declaración Individual que debe presentarse por separado.

Y si alguien se divorcia a mitad de año, ¿cómo debe ser su próxima Declaración de la Renta? Esta es una de las cuestiones que más incertidumbres despierta a los divorciados noveles. Como expertos en la materia podemos afirmarte que la situación que exista entre una pareja a fecha 31 de diciembre es la que condiciona cómo será su Declaración en el próximo ejercicio. O dicho de otra forma, da igual que te hayas divorciado el 15 de enero que el 15 de diciembre de 2015, este año tendrás que presentar una Declaración individual.

Deducciones por hijos

Otra de las consultas que más frecuentemente nos plantean las personas que acuden a nosotros buscando el asesoramiento de unos abogados matrimonialistas en Barcelona es cómo se declaran aquellos aspectos relativos a los hijos. Pues bien, el cónyuge al que se haya atribuido la custodia de los niños es el que puede realizar la Declaración conjunta con ellos y beneficiarse de las deducciones que el Estado concede.

En el caso de tratarse de una custodia compartida, cualquiera de los cónyuges podrá contemplar a los hijos en su Declaración pero estarán obligados a entenderse ya que los niños sólo podrán formar parte de una unidad familiar, la del padre o la de la madre, pero nunca de las dos. Para el que no pueda incluir a los hijos debe consignarlos en la declaración de renta como “hijos pertenecientes a otra unidad familiar”.

La pensión alimenticia

Nos enfrentamos a otra de las cuestiones que más dudas despierta: la pensión alimenticia, siempre y cuando se establezca por decisión judicial. El cónyuge que la recibe (en realidad la reciben los hijos) está exento de declararla en su IRPF. Solo deberá incluir como rendimiento de trabajo el exceso de esa cantidad, si existiese. Las pensiones recibidas por todo aquel que no tenga condición de hijo del pagador se considerarán rendimientos del trabajo. Cabe aclarar en este punto que si la sentencia judicial no especifica los beneficiarios de la pensión de alimentos, debe imputarse la totalidad de la anualidad a los hijos.

Para el cónyuge que la paga, no se la puede deducir de la base imponible, únicamente puede rebajar la retención que se le aplica en la nómina.

La pensión compensatoria

Este caso es diferente al anterior, puesto que la prestación la recibe el cónyuge, no los hijos. Para el que abona esa pensión como consecuencia de una decisión judicial, verá reducida la base imponible.

Y para el que la recibe, deberá declararla como rendimientos del trabajo.

Desde Letrados Barcelona hemos querido explicarte de manera sencilla algunas de las cuestiones más elementales de la Declaración de la Renta de los divorciados. En cualquier caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de cualquiera de nuestras vías si necesitas un asesoramiento en profundidad.