Como consecuencia de la comisión de un accidente de circulación, cuando no hay acuerdo entre las partes implicadas, además de los daños materiales y/o físicos se pueden derivar responsabilidades civiles y penales.

accidentes

En caso de daños personales, es importante esclarecer la reclamación según:

  • No haya lesiones
  • Haya lesiones

Éste es el procedimiento a seguir:

Cuando no hay lesiones

No existe otra jurisdicción competente que la civil, salvo en los supuestos en que el daño material sea ocasionado por una entidad de derecho público, donde habría que iniciar el denominado “expediente de reclamación de responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas”. Esto supone por lo tanto tasas y gastos de procurador.

En este caso habrá que preguntar al cliente qué tipo de seguro tiene:

A todo riesgo: su compañía de seguros asumirá los daños.

A todo riesgo con franquicia: indica que sobre el coste de los daños el cliente tendrá que pagar la franquicia y el resto su compañía de seguros.

Seguros a terceros: Donde nuestro cliente no tiene cobertura de daños propios y la reclamación la debe hacer el propio cliente en su propio nombre y derecho. Lo que da lugar a nuestra intervención.

Cuando hay lesiones

Aparte de daños materiales en el vehículo, o cuando exclusivamente ha tenido lesiones. Podemos acudir a la jurisdicción penal previa denuncia, o a la civil si estudiado el caso resulta conveniente. Al acudir a la vía penal se estaría tipificado el hecho como una falta de imprudencia.

En la jurisdicción penal el juzgado actúa de oficio, con lo cual hará una labor de investigación que en la jurisdicción civil compete al demandante. Se trata de un proceso más rápido, que nos permite ejercitar acciones civiles y penales al mismo tiempo, existe un médico forense que establecerá el alcance de las lesiones y  secuelas teniendo así una base sobre la que pedir la indemnización, no hay imposición de costas y en caso de absolución o archivo se dictará auto de cuantía máxima.

En la jurisdicción civil, puede haber imposición de costas, no se dictará auto de cuantía máxima para el caso de que la demanda sea desestimada. Además, es un procedimiento más lento, tanto en la primera como en al segunda instancia, y la acreditación de las lesiones y secuelas se hará acudiendo a peritos médicos que habrá que pagar.

Por lo general en el caso de reclamar lesiones es aconsejable la jurisdicción penal, es decir, la interposición de una denuncia contra el conductor culpable, propietario y aseguradora en concepto de responsables civiles.  Si bien es cierto que en alguna ocasión es preferible acudir a la jurisdicción civil cuanto se pretende efectuar reclamaciones muy altas, sirviéndose solamente de peritos médicos particulares y sin intervención del médico forense..

Jesus Fenandez Ruiz , abogado de letrados Barcelona

 

Jesús Fernández Ruiz 

ICAB 32.291